Entre beef y carne de cañón

Entre beef y carne de cañón

Por Adrián Gómez (@Adri_DMC)

Vengo de una generación en la que el Hip Hop crecía bajo el respeto del gremio. Eran pocos los que decidían alzarse en contra de otros a través de la música. Conocido es el beef de Kase.O y Metro o, más cercanos al presente, la polémica entre Los Chikos del Maíz y C.Tangana. Sin embargo, en los últimos meses esta tendencia está proliferando y, en mi opinión, esto trastabilla nuestra cultura.

Jarfaiter saltó al panorama con unas letras de barrio, conflictivas y mostrando la realidad que esconden los suburbios de la ciudad. Unas letras necesaria para expresar la vida de muchos jóvenes que no pueden –o no quieren– escapar de esta situación. Puso el rap de los pueblos en el mapa y defendió a ultranza las experiencias personales en sus temas. Unos mensajes, repito, necesarios y de buen recibo por el público. El problema llega cuando esta esencia y la personalidad arrastrada desde El Niño Piedralaveño comienza a evaporarse. La seña de identidad de este joven artista se entrecorta y aparecen temas como JIPUNZIO

A simple vista, el mensaje que recibimos los oyentes es -sino un beef- un par de dedicatorias a Hard GZ. El artista gallego, otro de los jóvenes talentos de nuestra cultura, lleva años escribiendo en pro de compromisos sociales y mostrando, como hacia Jarfaiter, la realidad de su entorno.

Frases como «ya que eres tan solidario dame un par de papeles», en clara referencia al crowfunding llevado a cabo por Hard GZ para construir una biblioteca en Senegal, muestran una rotura en esa unidad que se defiende para nuestra cultura. Consiste en remar todos a una, hacer crecer nuestra música. Más allá de criticar o mostrar tu rechazo a un artista, está el reflejo de tus palabras. No se puede permitir el insulto a un acto solidario como es la recaudación de fondos para la educación en un país subdesarrollado. Es de muy mal gusto. Queremos acabar con los prejucios que rodean al Hip Hop, no fomentarlos.

De momento Hard GZ no ha respondido ni se ha pronunciado. El tema no ha tenido la transcendencia que –quizás– hubiese querido Jarfaiter, pero sin duda es una muestra de cómo no se debe hacer un beef.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Etiquetas: , , , , , , , ,