Rapero, baila para mí

La opinión de Adrián G.Quintana (@Adri_DMC)

Hace más de ocho años, en una cena familiar, mi tío se enteró de que tenía un grupo de rap con otros dos amigos. Este descubrimiento trajo consigo una noche de burlas, de dile a tu primo que nos cante algo y de así os ponéis la gorra vosotros ¿no? Al principio te lo tomas con humor, al fin y al cabo el #cuñadismo siempre ha sido muy Made In Spain, pero en la siguiente cena mis caras largas con cada chiste le hicieron dejar el tema y centrarse en la comida.

Este recuerdo me vino anoche a la cabeza cuando sentado en la barra del bar mi colega me señaló la televisión sorprendido: «Esos quiénes son, menudos payasos». Esos ‘payasos’ eran Melendi y Bisbal, dos tíos que al ver que su carrera musical ya no daba más de sí aceptaron un puesto en el programa televisivo La Voz Kids -totalmente lícito y olé-, para ser coachs y payasetes de niños con ambiciones musicales y un talentazo innato. Frente a ellos estaba Arkano, en una nueva ocasión de defender el rap en una televisión generalista. Pero, finalmente, la dejó pasar de largo.

¡Y otra más! El chistecito fácil, las ropas para gordos y las cadenitas de oro. La originalidad brillaba por su ausencia en una nueva ridiculización de nuestra cultura en la televisión. Fíjate, igual el papel de defensor me lo tomo muy en serio, pero cuando veo haciendo imitaciones a otros estilos musicales creo que siempre se busca ridiculizar a la persona y no al género. Véase ¿Tu Cara Me Suena?

Sin embargo, La Voz Kids quería dar una sorpresa a Arkano y una vez más los medios generalistas dejaron en evidencia su conocimiento sobre nuestra cultura y, sobre todo, la falta de ganas por hacer que eso cambie. El propio alicantino trató de arregrarlo en Twitter, ante la oleada de artistas que se hicieron eco de la noticia.

Por un lado no me sorprende, por otro me cabrea y, por último, me refuerza. Me refuerza saber que los medios especializados en esta cultura cada vez somos más necesarios y que los generalistas están condenados a cambiar su guía de estilo para evitar morir en el ocaso de una pérdida de audiencia Lo malo es que en este caso no valdrá con poner caras largas.

«Si los medios no van al Hip Hop, el Hip Hop crea sus propios medios»

Pues eso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Etiquetas: , , ,