Un año sin la ETERNA Gata Cattana

Ana Isabel García Llorente. Si, los raperos también tienen un nombre común de DNI y este era, ni más ni menos, que el de la gran Gata Cattana. “Rapeadora de noche. Poetisa de día. Politóloga a ratos”. Esa era su autodenominación en redes sociales bajo el seudónimo de Ana Sforza y un resumen de lo que fue y nos dejó la cordobesa a su corta edad de 25 años y que representó un gran destello de luz en el mundo artístico.

Ana Isabel García Llorente. Si, los raperos también tienen un nombre común de DNI y este era, ni más ni menos, que el de la gran Gata Cattana. “Rapeadora de noche. Poetisa de día. Politóloga a ratos”. Esa era su autodenominación en redes sociales bajo el seudónimo de Ana Sforza y un resumen de lo que fue y nos dejó la cordobesa a su corta edad de 25 años y que representó un gran destello de luz en el mundo artístico.

Un año sin la ETERNA Gata Cattana

Ana Isabel García Llorente. Si, los raperos también tienen un nombre común de DNI y este era, ni más ni menos, que el de la gran Gata Cattana. “Rapeadora de noche. Poetisa de día. Politóloga a ratos”. Esa era su autodenominación en redes sociales bajo el seudónimo de Ana Sforza y un resumen de lo que fue y nos dejó la cordobesa a su corta edad de 25 años y que representó un gran destello de luz en el mundo artístico.

En un vacío en el que se pedía/necesitaba la aparición de una nueva mujer en el rap, con unos sonidos y temas frescos contextualizados en este periodo en el que la crisis se acomodó entre nosotros sentándose en la butaca más cómoda del salón de nuestras casas, una idea transcendental le rondaba la cabeza y era la de llevar siempre sus ideales feministas y no feministas a su terreno personal y profesional, a una necesidad de vivir y componer según el ideario individual y no a someterse a los factores externos de moda o pelas, a como ella bien dijo si le apetecía mover el culo escuchando o bailando reggaetón de ser libre de hacerlo, sin necesidad de caer en prejuicios o clichés y si en la liberación que te debe permitir vivir la música, que te permite tener conciencia de las cosas que haces y ser libres de realizarlas.

Una liberación que llevó al rap, no siendo la pionera, pero si adaptándose a unos nuevos códigos de creatividad no fundados en los orígenes de la cultura Hip Hop y si en la cultura personal y popular contemporánea. Fusionando su idea de poesía, de “una poesía que sea sarcástica, con humor, que te enseñe lo mágico de la vida, lo hijoputa de la vida”, con sonidos nuevos de trap, flamenco o reggaetón en una clara base de rap, en una idea clave que era el de que ella era rapera y por lo tanto era puro RAP, por muchos que en algunos momentos este mundo la tachase de poeta y a su vez el de la poesía lo hiciera de rapera de una forma despectiva.

Se fue con 25 veranos vividos y en los que le dio tiempo a componer 4 discos (Banzai en 2017, Inéditos 2015 en 2016, Anclas en 2015 y Los siete contra Tebas en 2013) y un poemario (La escala de Mohs en 2016), a estudiar ciencias políticas y relaciones internacionales, a recitar poesía en concursos nacionales, a llenar salas dando conciertos. Con 25 años esta MUJER, con todas sus letras, hizo más cosas y mejor que posiblemente de lo que hagamos muchos en toda nuestra vida. Ella fue una genio de nuestros tiempo y que bajo la desgracia de irse tan pronto, por lo menos, la tuvimos el tiempo suficiente como para poderla disfrutar y recordar para siempre, para marcar nuestra cultura de tal forma que será eterna para muchos, y que por ello estamos obligados a hacerlo.

No podemos olvidarla, no debemos hacerlo, y por ello rindiendo culto a sus palabras debemos conocerla, respetarla y darla a conocer, que como bien dijo ella haciendo su “movida” llegó a ser respetada en la cultura Hip Hop y el mundo literario, haciendo su “movida” llegó a nosotros, haciendo su “movida” logró unificar eso que ahora está de moda de crear un personaje ficticio externo a la persona con caracteres virtuosos artísticos y fusionarlo a la persona real, a la humana, a Ana, convirtiéndose ella misma en Gata Cattana, la estrella del Belén que era súper nova, convirtiéndose en la POETISA RAP.

No llegando a poder presentar ella su último LP Bazai, que pudimos conocer gracias a la ayuda de familiares y amigos dado a luz durante el pasado 2017, yo os propongo que lo degustemos tranquilamente y la recordemos, pues el arte cuando es bueno pasa a ser parte de la historia y la cultura de todos, y Gata Cattana ¡Hostia! que si era artista y de las muy buenas.

Muchas gracias, Ana. Muchas gracias, Gata. Siempre te recordaremos #GataCattana. Fuiste, eres y serás ETERNA.

Por Alejandro Blasco Gamero (@JaloBG)

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *