Vamos a respetarnos, Loquillo

Vamos a respetarnos, Loquillo

Por Adrián Gómez (@Adri_DMC)

Adri-Opinión-El-V-Elemento

También puedes escuchar AQUÍ este artículo completo:

No es plato de buen gusto, desde luego le repitió en el estómago y puede que hasta le salga caro. Las críticas de la cultura Hip Hop tuvieron un foco principal la semana pasada: Loquillo. El por qué es sencillo de entender, su mensaje aún está lejos de un músico que cumple 40 años de carrera.

Todo comenzó con una entrevista para El Periódico. El típico diálogo englobado en los asuntos culturales del fin de semana. Juan Fernández -periodista encargado de la entrevista-, tras lanzar varias preguntas sobre tiempos pasados -acerca del periodo de la trasición y la censura-, suelta la pregunta bomba: «¿Qué le parece que un rapero entre en la cárcel por la letra de sus canciones?». Loquillo parece no percatarse de que las preguntas por tiempos pasados ya han acabado, respondiendo con un firme: «Me importa un pepino» a lo que a añade: «¿Han censurado a un rapero? Por favor, que a todos nos han censurado 20 veces ¿Qué me quiere usted contar? Chico, si te arriesgas, te expones a que te partan la cara, esto ha sido siempre así. A este oficio se viene llorado de casa».

Es díficil entender, cómo admitiendo que«a todos nos han censurado 20 veces», que un artista vaya a la cárcel por sus canciones «me importa un pepino». Es decir, ¿Cómo puede ser que Loquillo, un artista que se ha formado bajo un periodo de censura en nuestro país, opina de tal forma? No consigo identificar dónde esta la trampa. El rockero celebra estos días sus 40 años en la música, lo que quiere decir, que sus influencias musicales llegaron bajo periodo de censura. Escuchaba entre lo que se podía escuchar. Más tarde, ya en tiempos democráticos, el propio artista sufrió la censura en 1993 con su tema «Los ojos vendados». Sin embargo, aún con todo ello, prefiere opinar y defender que «a este oficio se viene llorado de casa». Para que cambiarlo, ¿verdad?

Antes de continuar, me gustaría, felicitar al equipo de comunicación de Loquillo por su rápida respuesta emitiendo un comunicado de prensa que deja abierta la puerta a otras posibles versiones de la entrevista. Desde la página de Facebook de Loquillo, se emitía una nota de prensa ante el aluvión de críticas. Un comunicado dónde además se adjunta parte de la grabación de dicha entrevista en audio, que corresponde con la pregunta sobre el rapero en la cárcel.

Rápida actuación por parte de su equipo de comunicación, ante el marrón que se les venía encima por una respuesta arrogante cuanto menos. Pero para mí, el contexto y la interpretación sigue siendo la misma.

Por un lado, entiendo que haya muchos artistas, de diversos géneros musicales, que puedan llegar a pensar así. Artistas dónde el ego y el individualismo puede con cualquier relación musical, dónde su disco/trabajo/concierto/ está por encima de su sentimiento y pasión por la música. Pero todo ello no quita que sea un mensaje detestable, que desde dentro de la música no nos importe que nos pueden encarcelar por lo que escribimos. Más si cabe viniendo de un artista que ha conocido la censura, en su música y en sus influencias musicales. Es difícil de comprender como alguien que ha pasado por esa etapa de nuestra historia reciente, puede decir que no le importa que un artista vaya a la cárcel por expresarse libremente en un tema.

En el hipotético caso de que hubiese sido al revés. Loquillo hubiera sido acusado de Injurias a la Corona y Enaltecimiento del Terrorismo ¿Creéis que la cultura Hip Hop no hubiera llevado a cabo protestas y hubiera reivindicado la libertad de expresión en sus temas, entrevistas, redes sociales….etc?

Si desde la música, entendida como conjunto diverso de estilos y artistas, nos tiramos piedras a nuestro propio tejado. Es lógico que luego nos quieran enjuiciar, perseguir, censurar y hacer con nosotros lo que quieran. Siempre seremos más débiles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,